MANIFIESTO PATHOSFORMEL

Pathosformel es una editorial ubicada en el infierno rural ilerdense dedicada al splatterpunk, el horror extremo, la teoría ficción, la teoría pulp y otros géneros extremos llamados a la transgresión. Nuestro catálogo busca huir de loops clasistas y sirve para la financiación de autores polidivergentes, übercriminales y transutópicos. Editamos como acción política sustitutoria a emplear navajas mariposa contra neorrancios, esencialistas, bolcheviques monopolistas de capital cultural y ancestrales catedráticos.

Nos interesa el splatterpunk por su doble tirabuzón orgiástico de evidenciar el carácter pornográfico de la violencia y la operación de invertir con humor las asimetrías en su representación. En el horror extremo encontramos fina sublimación, introspección primordial y paisajes de sueños maníacos. Tanto la teoría ficción como la teoría pulp permiten principalmente digerir o triturar conceptos de filosofía de vanguardia en obras de géneros como la ciencia ficción o el bizarro excitando su potencial poético.

Las relaciones con les autores distribuides por todo el globo buscan trascender criterios de acumulación de capitales para tejer redes de camaradería criminal, cariño pirata, digestión estética o fraternidad trapera. Por ello el editor promete establecer todo tipo de herramientas para que en caso de ingreso, secuestro o encarcelamiento se convierta esta empresa en material soggothico autónomo.

Pathosformel es la fórmula del psicohistoriador del arte Aby Warburg para referirse a la pervivencia de ciertas fórmulas o posturas en el imaginario colectivo. Es famosa la leyenda que explica que, al enfermar, fue luego a vivir con los nativos americanos y escribir El Ritual de la Serpiente para curarse a sí mismo. Con ese ánimo sublimatorio empezamos hace años en dependencias médicas con fanzines variados sobre salud mental. Es ese mismo espíritu sublimado, unido a la fusión de las experiencias editoriales con Colectivo Juan de Madre Presenta y Associació Bronca (que no se hacen para nada responsables de las barbaridades derivadas de esta criptoempresa), que se han refinado en el proyecto actual.

Agradecemos todo vuestro apoyo y, como le encanta decir a Osetkinj cuando me escribe ahogado entre campanadas demoníacas desde su porche rodeado de pesadilla neorural: ¡splatterpunk o muerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.